Saltar al contenido

Inicio » Historia

Historia

Ruta del Peregrino

La Ruta del Peregrino, camino que transita el romero para llegar a visitar a Ntra. Señora del Rosario de Talpa, encierra momentos muy especiales que se convierten en toda una experiencia vivencial.

 

Además de este momento especial, se han creado diferentes itinerarios para conocer, valorar y disfrutar la sensación de cumplir retos, aprender a convivir con la naturaleza y sobre todo generar la experiencia personal que cada uno lo vive de manera diferente.

 

La Ruta del Peregrino, nuestra oferta de México, similar a Camino de Santiago de Compostela, España, ha permitido recibir al turista nacional y extranjero durante cualquier época del año; disfrutar la naturaleza, conocer sus poblados, degustar su gastronomía regional, recorrer los más de 100 kms. o solo un tramo del trayecto, es lo que se disfruta en la Ruta; mención especial merece comentar que es la única Ruta turística de Jalisco que cuenta con tres ¨Pueblos Mágicos¨, en el que cada uno tiene una oferta diferente: Talpa de Allende, destino religioso, Mascota, destino cultural y San Sebastián del Oeste, pueblo minero en donde el tiempo se detuvo.

¡Una ruta que debes recorrer por lo menos una vez en la vida!

La Ruta del Peregrino es un camino con más de 200 años de tradición, el cuál recorre algunos municipios del estado de Jalisco, en México. Iniciando en el la ciudad de Ameca, atraviesa algunas montañas de la Sierra Madre Occidental y termina en el pueblo de Talpa de Allende, específicamente en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Su longitud es de 117 kilómetros y es recorrida por alrededor de 3 millones de personas al año, en el mes de marzo y particularmente en Semana Santa.

Los origenes de la imagen

La Virgen de Talpa, se dice, fue modelada por los indios tarascos de Michoacán y llevada a Talpa en el año de 1585; desde entonces ha concedido cientos de milagros a los innumerables peregrinos que han pasado frente a ella con un rostro de sufrimiento y palabras de alabanza.

 

De las imágenes de la Santísima Virgen donadas por los religiosos franciscanos a los pueblos de los indios, tres alcanzaron gran celebridad durante la dominación española en la Nueva Galicia: La de la Expectación de Zapopan, Nuestra Señora de San Juan de los Lagos y la del Rosario de Talpa.

 

Las facciones de la imagen de la Virgen del Rosario de Talpa se asemejan a las de las mujeres de la región: su cabello es largo, ondulado y negro, de tez morena y luce un lunar en una de sus mejillas.

 

Según los estudios realizados a la imagen por Ricardo Lancaster Jones (1953), se trata de una pequeña escultura de una sola pieza, tallada en madera resistente y pesada llamada tepehuaje, de color oscuro rojizo, la cual mide 38 centímetros de altura.

 

Este mismo autor dice que antes del milagro de la renovación o transmutación (1644), la Virgen era una escultura de pasta de caña de maíz. También nos dice que su actual acabado es el típico de las imágenes elaboradas por las manos michoacanas de Pátzcuaro, Uruapan o Quiroga; y que la escultura guarda semejanza con las Vírgenes de San Juan de los Lagos y Zapopan.

Talpa de Allende: el destino

Talpa de Allende es un municipio de la Región Sierra Occidental del estado de Jalisco, México. Talpa se ha interpretado como “lugar sobre la tierra”.

Su basílica, construida en 1782 bajo un estilo churrigueresco y gótico, alberga a la venerada Virgen. Es visitada cada año por más de tres millones de peregrinos. A unos pasos aparece el Museo Nuestra Señora del Rosario de Talpa. Exhibe diversos objetos religiosos, así como una colección de vestidos de la Virgen en la que pueden apreciarse bordados con hilos de oro de hasta 24 quilates.

Paisajes montañosos, casonas y habitantes trabajadores conforman esta población perfumada diariamente de guayaba, café y chilte. Siempre atenta a la llegada de visitantes movidos por una de las fuerzas más sorprendentes del ser humano: la fe.

Municipios

Mapa

Multimedia